Los más vendidos

Categorías

Información

Fabricantes

Novedades

Promociones especiales

Nuestras tiendas

Nuestras tiendas

Estamos en el centro de Zaragoza, al lado del Mercado Central, junto a la parada de tranvía CESAR AUGUSTO.

Proveedores

No hay proveedores

VITAMINA C DE CALIDAD EN UN COSMETICO

may 2, 2020

TODO LO QUE TIENES QUE SABER SOBRE LA VITAMINA C EN UN COSMÉTICO DE CALIDAD

El ácido ascórbico aporta luminosidad a la piel de manera inmediata y es un protector natural contra los radicales libres. Asimismo, favorece la síntesis del colágeno y elimina las manchas de la piel. A continuación, vamos a detallar los principales beneficios de la Vitamina C sobre nuestra piel:

Vitamina C como un antioxidante

Como hemos señalado, la principal característica de la Vitamina C es su propiedad antioxidante. Nuestro organismo genera de forma natural antioxidantes que combaten los radicales libres. No obstante, a medida que envejecemos, esta capacidad se pierde y es necesario incluir estos activos de manera artificial en nuestros tejidos para prevenir la oxidación celular.

Consigue luminosidad en la piel con Vitamina C

El ácido ascórbico es un alfa hidroxiácido, con una gran capacidad de exfoliación y de formación de nuevo colágeno, además de actuar como un despigmentante y normalizante de la melanina, lo que favorece la eliminación de manchas en el rostro y le aporta una gran luminosidad de manera inmediata. En este sentido, el uso de ampollas de este tipo ayuda reducir las marcas del sol en el cutis, a disminuir de manera visible los signos de la edad y a mejorar y unificar el tono de la piel.

Combate los radicales libres

Este componente neutraliza los radicales libres, que son moléculas que se producen diariamente en nuestro organismo a causa de reacciones biológicas de las células. A largo plazo, estos átomos dañan las células porque les roban a estas el electrón que ellos tienen sin emparejar, provocando que una célula que está sana se oxide. En este sentido, las ampollas de vitamina C son grandes aliadas para neutralizar estos radicales libres y para favorecer el mantenimiento de una piel joven.

Favorece la síntesis del colágeno

La vitamina C pura tiene una propiedad pro-colagénica; es decir, favorece la síntesis del colágeno. Al producir de colágeno en la piel de manera natural, ayuda a disminuir las líneas de expresión y los signos de la edad, ya que aporta una mayor elasticidad, firmeza y tersura en la tez. En definitiva, otra de las propiedades de este nutriente sobre nuestra piel es su acción antiaging.

Contiene pH Ácido

El pH determina el nivel de concentración de hidrógeno en el agua e indica si una solución es ácida o básica. Nuestra piel puede luchar contra los radicales libres gracias al pH, ya que cuenta con una capa protectora en la epidermis, conocida como manto ácido, y que contiene un pH entre 4 y 7. En este sentido, las ampollas de vitamina C también son muy beneficiosas en el cuidado de la piel porque contienen un pH ácido adecuado que permite la penetración de los activos en la dermis. No obstante, es necesario que nos niveles de pH no superen los recomendados, ya que puede llegar a irritar pieles sensibles.

Vitamina C pura

La vitamina C para ser efectiva debe ser ácido L-ascórbico, su forma más pura y la forma en la que se mantiene en su forma activa. Aunque este nutriente es muy beneficioso para la salud de la piel, no es igual de eficaz si se aplica una cantidad u otra. Se estima que es necesaria una concentración de entre el 15 y el 20% para que la vitamina C pura sea realmente eficaz en los tratamientos antiedad.

No obstante, el ácido ascórbico es eficaz cuando presenta una concentración superior al 5%. Además, si la Vitamina C va acompañada de Vitamina E, sus efectos sobre la piel se verán multiplicados.

 Piel sensible

Si tienes la piel sensible, debes tener cuidado con los niveles de concentración que utilizas, ya que el uso de vitamina C pura en niveles más agresivos, puede llegar a irritar tu piel. La concentración idónea en estos casos es de entre el 5 y el 10%, sea en el formato que sea.

Como bien sabemos desde Farmacia César Augusto ZARAFARMA que siempre estamos a la vanguardia del sector dermocosmético, la industria de la cosmética se reinventa constantemente para buscar la mejor forma de combatir el envejecimiento. Si bien hace años se generalizó el uso de la crema hidratante como un básico para el cuidado de la piel, hace un tiempo le ganó terreno el famoso serum facial, con una mayor capacidad de absorción y de concentración de activos.

No obstante, en su afán de renovación, el mundo de la cosmética ha introducido en el consumo doméstico las ampollas faciales, de las cuales somos auténticas fans.

Estas tienen una fórmula de activos aún más concentrada y potente y garantizan la estabilidad de los mismos porque impiden que estos entren en contacto con la luz y el oxígeno, factores que provocan su degradación y oxidación.

Este producto de belleza se presenta en formato monodosis en un pequeño bote de cristal oscuro con la cantidad necesaria para aplicar la concentración de activos sobre la piel cada día, evitando su desperdicio y asegurando la conservación de las propiedades activas en todo momento.

 

Si hay un producto exitoso dentro de esta categoría esas son las ampollas de vitamina C. El ácido ascórbico es muy inestable y cuando entra en contacto con el aire y la luz, se oxida y pierde sus propiedades. Por eso, las ampollas de vitamina C son el producto perfecto para aprovechar todos los beneficios de este nutriente en los tratamientos antiedad.

 

¿Cómo usar las ampollas de vitamina C?

Antes de explicar la rutina diaria que debes llevar a cabo para notar los beneficios de este súper nutriente sobre la piel, es necesario resaltar que existen dos formas de aplicar un tratamiento con vitamina C, en función de si se quiere hacer a corto o a largo plazo.  

-       Para notar los resultados de manera inmediata, es muy eficaz un tratamiento de choque con vitamina C, en el que deberás usar media ampolla por la mañana y otra media antes de dormir.  

-       Si por el contrario, quieres ir poco a poco y combinar este activo con otros tratamientos antiedad, lo apropiado es llevar a cabo un tratamiento con vitamina C a largo plazo. En este caso, deberás usar media ampolla por la mañana y por la noche el producto antiedad que quieras usar.  

Aunque aplicar las ampollas de vitamina C para la cara es muy sencillo, existen una serie de pasos a seguir que potenciarán los resultados del tratamiento

 

-       Lávate la cara y déjala libre de maquillaje e impurezas. Es algo que deberías hacer cada día, uses vitamina C o no, y tu piel te lo agradecerá.  

-       Abre la ampolla y aplica la mitad con ayuda del dosificador. Si has usado un sérum anteriormente, la ampolla debes extenderla de la misma forma: da pequeños toques con los dedos en sentido ascendente en el rostro, el cuello y el escote para favorecer la absorción.  

-       Deja unos minutos para que la piel lo absorba por completo. Es muy importante que no te eches ningún otro producto o cosmético hasta que te asegures de que la piel está completamente seca. 

-       Guarda la otra mitad de la ampolla en un lugar en el que no le dé la luz para evitar su oxidación. Recuerda que si quieres un tratamiento intensivo, deberás usar esa otra mitad por la noche, y si no a la mañana siguiente. Nunca la uses pasadas 24 horas desde su apertura.

 

¿Qué ampollas de vitamina C elegir?

Las ampollas con vitamina C se aplican directamente sobre la piel y actúan de manera más eficaz que las cremas o los sérums. No obstante, no todas tienen la misma eficacia. Esto varía en función del nivel de concentración de vitamina C, que debe oscilar entre el 5 y el 20%, dependiendo de si la piel es más sensible o menos; y de si se mezcla con otros nutrientes como la vitamina E.

 

Leave a comment